Desde aquella tarde del mes de enero en que supimos que seríamos jurados este año 2019, nos pusimos a trabajar para ir organizando y perfilando las cosas necesarias para la cuadrilla.

Teníamos muchas cosas que avanzar: concretar cargos, elegir músicos, buscar cocinero, encargar botas, diseñar el logo, elaborar cachirulo,… sobre todo cerrar las cuestiones imprescindibles lo antes posible.

El primer paso fue nombrar como secretario de la cuadrilla a Alejandro Martínez (cuñado de los jurados) acompañado de Raquel Martínez (hermana de la jurada), cuestión que teníamos muy clara desde que nos apuntamos para ser jurados de quién ocuparía dicho cargo si saliéramos elegidos, siendo un soriano con gran tradición familiar sanjuanera y experiencia en el cargo (fue secretario de la cuadrilla de San Juan en el año 2014). Nadie mejor para ello.

El siguiente paso fue cerrar los temas de la música y cocina para la cuadrilla.

Respecto a la música, también teníamos una idea clara, sobre todo para el Catapán, contar con la charanga “Tripatriste”, de la que forman parte el secretario (aunque este año no podría tocar con ellos je,je,je, una canción te dejaremos subir) y varios colaboradores que estarán en la cuadrilla. En fiestas nos acompañará la charanga “El cachondeo”, buenos conocedores del barrio ya que estuvieron en esta cuadrilla el año anterior, y que nos podrán la magia musical durante los días de fiestas.

Para el tema cocina, decidimos contactar con Angelines, buena veterana de los fogones en estos días tan señalados para la ciudad de Soria, y poder contar con su experiencia este año con nosotros. Ni se lo pensó cuando recibió la llamada por parte del secretario “¡Contad conmigo!”. Algún colaborador, nada más comentarle que iba a estar en la cuadrilla en fiestas, rápidamente le vino a la mente el rabo de toro que prepara.

Otro tema fundamental para las cuadrillas en los sanjuanes son las botas, las cuales encargamos rápidamente y procedimos a repartirlas entre nuestra gente y conocidos para que comenzaran a hacer sus particulares “obras de arte”, deseando que durante todas las fiestas nos sirvan de herramienta para poder repartir vino entre sorianos y forasteros.

Junto a todo lo anterior, fuimos también avanzado con otras cuestiones, como contactar con nuestros colaboradores para ir confirmando su presencia con nosotros durante las fiestas, mirar una panadería para suministrarnos pan para todas las fiestas, concretar hospedaje para los músicos, hablar con la persona que nos elaboraría el logo, concretar con quién nos confeccionaría el cachirulo y las banderillas, empezar a pensar en la posible decoración para el local,…

A la espera de ir perfilando estas cosas, todo estaba en marcha y la cuadrilla San Esteban 2019 empezaba a coger forma.

¡Vino y Música!