TRES DÍAS DE FEBRERO

                                   TRES  DÍAS DE FEBRERO

Pues  según he visto en el móvil esta mañana, da nieves para el fin de semana y según parece, bastante nieve, más de 20 cms pareja  caerá, indicó uno de los presentes.

Bueno, igual nos quieren asustar como en otras ocasiones que indicaban mucha nieve y luego apenas cayó un dedo en las calles y en la carretera ni se notó que había caído, apuntó otro de los tertulianos.

Era martes y quedaban tres días para el fin de semana, igual cambia como en otras ocasiones, sentenció otro de la cuadrilla.

Hacía unos días la nieve había hecho acto de presencia pero fue más lo anunciado que la realidad.

Los días fueron transcurriendo y el jueves por la noche, alguno de los presentes en el bar, manifestaba que esta vez sí que  caería con ganas, el astro que se ha puesto no miente. Mañana viernes nieva, indicó con total seguridad.

La mañana  se despertó con un grado sobre cero, una buena temperatura para que la nieve continuase cayendo como ya lo había hecho desde hacia unas horas,  poco más de un dedo contemplábamos en la plaza mientras esperábamos al panadero. Se estaba retrasando  más de la cuenta.

Pasadas las diez y media cogimos el pan, alguno al abrigo del paraguas y otros bajo los copos de nieve que continuaba  cayendo.

Perdón por el retraso nos indicaba Carlos, el panadero de Almarza,  pero el  puerto se está poniendo bastante mal, está la quitanieves trabajando sin parar desde hace unas horas pero el viento que se ha levantado mueve la nieve y eso, como ya sabéis, no es nada bueno.

Por lo menos pan ya tenemos, pero habrá que acompañarlo de algo, comento alguno de los presentes con la barra de pan debajo del brazo.

Durante todo el viernes la nieve nos estuvo visitando, a veces con esa pausa de caída que tanto apreciamos en general y cayendo copos como boinas  y en otros momentos nos visitaba con ráfagas de aire que no presagiaban nada bueno.

¡¡¡ Coño que viento sopla esta mañana !!!, comenta alguno de los vecinos presentes  en el bar mientras nos tomamos un café a primera hora de la mañana del sábado. Era algo más tarde que otros días, algunos tuvimos que hacer camino con la pala  y otros se habían enfundado las botas de nieve para poder andar  con seguridad en su recorrido hasta el bar.

Pues desde media noche que se levantó el aire, comentaba otro de los asistentes, habrá movido bien la nieve. Ya me gustaría ver como la está recogiendo allá por el cementerio de Cecilia, por Valdecantos, a la entrada de Santa Cruz y en la variante de Villartoso.

Lo que tiene que estar mal es el puerto. Si por aquí sopla con tanta fuerza, en el puerto no te quiero ni contar la que estará preparando. Ya me han llamado los de la carretera para que le de la vuelta al cartel y ponga cerrado.

Los veinte centímetros anunciados se habían convertido en casi treinta  por todo el pueblo y en otros núcleos cercanos se habían alcanzado  los cuarenta centímetros de altura de nieve. Había caído de forma pareja y aún se escapaba alguna racha de aire mezclada con nieve pero ya sin la pausa del día anterior.

A primera hora de la mañana del sábado todos los tejados mantenían la nieve  y alguno de ellos ya tenía su correspondiente visera  que volaba sobre la calle al tiempo que amenazaba con desprenderse del alero donde se encontraba.

 

Lo que no paró de soplar durante todo el día fue el viento, las ráfagas eran continuas y todas arrastraban la nieve a los lugares habituales donde siempre se recogía, pequeños ventisqueros por alguna esquina y algo mayores en rincones donde la cellisca aparcaba su recorrido

La alegría por la nieve acumulada iba por barrios, para los agricultores era muy bien recibida. Se estaba empapando la tierra y los sembrados. El campo lo agradecería, lo que no deseaban es que helase, el hielo seca la nieve y con ello se pierde mucha agua. Esta importante nevada era bien recibida pero allá para el mes de mayo tendrá que llover más para las labores realizadas desde el pasado mes de septiembre den su rendimiento.

Para otros, los ganaderos,  la cantidad de nieve caída significaba que el ganado no lo podían sacar al campo durante varios días y por tanto la ración de pienso había que incrementarla. Al no poder sacarlas al campo los animales se ponían nerviosos y durante los primeros días se pasaban el día berreando.

Durante todo el día del sábado el puerto permaneció cerrado pese a que dos máquinas quitanieves no dejaron de arrastrar su palas por la carretera pero la nieve y las fuertes rachas de aire no paraban de cambiar la nieve de sitio para descargarla en los lugares de costumbre. Una tercera máquina fresadora acudió por la tarde para ayudar. El domingo el puerto ya estaba abierto.

Los grandes ventisqueros que se habían formado en Cecilia, en Valdecantos, a la entrada de Santa Cruz y en Villartoso continuaban erguidos en la carretera. El lunes les llegaría su turno y, de nuevo, por todas las carreteras de la comarca se podía circular con total normalidad. Hay que destacar los esfuerzos de los operarios de la Junta de Castilla y León por mantener abierto el puerto, el gran trabajo de la Diputación de Soria y su equipo y los trabajadores de la Mancomunidad de Tierras Altas. Con personas como ellos, da gusto vivir en esta tierra.

El domingo, pese a la nieve existente, caminaba por el paraje de Las Jimenas, poblado celtíbero existente en Villar del Rio, y mientras recorría sus alrededores pensaba en los antiguos pobladores y su forma de vida en días como estos  tres de febrero.

El fin de semana transcurrió con normalidad, buenos almuerzos, vino y cervezas bien frías. Todo ello entremezclado con recuerdos del pasado y las grandes nevadas que caían, con anécdotas del presente y con sueños de futuro para que esta tierra se mantenga y la herencia de nuestros antepasados de las Jimenas no se pierda.

Durante estos tres días no hubo problemas para acompañar la barra de pan con  variadas viandas, hacía unos días que la matanza ya estaba en la despensa.

 

 

 

 

 

QUEDAMOS POCOS, sí

QUEDAMOS POCOS, sí

Julia,  no coges hoy pan?, no, no, que aún me queda del lunes.

Esta fue la respuesta que recibió el  panadero cuando éste llamó a

una clienta que no se había presentado a los sonidos de la bocina de su furgoneta. Al frutero, al de los congelados, … más de uno se encuentra con esta situación.

Es la situación de la Serranía Celtibérica, o La Laponia del Sur, como así ha denominado el Profesor Burillo al territorio más asolado por la despoblación. Es como un desmesurado  brazo de mar que se esconde bajo tierra y aparece en el interior de la provincia de Castellón en la parte que linda con la provincia de Teruel, continúa por ésta,  causa algún estrago en Zaragoza, recorre una buena parte de Guadalajara y Cuenca y barre toda  nuestra querida provincia de Soria. También se muestra fuerte en una pequeña zona de La Rioja y una parte de Burgos y  Segovia.

Alrededor de 65.000 kilómetros cuadrados con una densidad de población por debajo de los 8 habitantes/km2.

Pero estamos de moda.

En las sociedades avanzadas, eso nos dicen, cuando una zona, una ciudad, un producto o una marca se pone de moda los clientes se lanzan en su búsqueda para comprarlo, para presumir y estar a la última, para enseñárselo a los amigos,  para ser el primero en tener esa marca de moda,  para disfrutar de él. En el caso del medio rural y la despoblación estamos muy de moda y todo el mundo habla de él pero…

Nos dicen que con internet y ya conectados a la globalidad se resolverán una gran parte de todos nuestros problemas y ello posibilitará el que veamos niños correr por la plaza, jóvenes conectados  y a los padres pasear o tomarse una cerveza en el bar. Y si es verdad pero en  mes de de agosto y cuando son las fiestas. Al disponer de internet, sus necesidades ya están cubiertas, nos dicen.

 

Nos hablan de que es necesario el que los nuevos pobladores, gente joven emprendedora, van a dinamizar al medio rural y crearán algunos puestos de trabajo para asentar a la población.  En mi pueblo, que sí disponemos de internet vía satélite pagando 80 € al mes, todavía no  conocemos  a estos nuevos pobladores. Esperamos que lleguen pronto pues como tarden es posible que ya no estemos.

Nos indican que manteniendo los servicios públicos, escuelas, médico, farmacia, tienda de alimentación,  etc. la gente se quedará en los pueblos y vendrán nuevos pobladores pero no tenemos médico, a los hijos los tenemos que enviar a la capital durante toda la jornada y la farmacia la han cerrado porque somos pocos.

La pequeña tienda de alimentación se va manteniendo pese a que ahora llegan desde la ciudad y nos traen todo lo que necesitemos.

Nos hacen saber que los residentes de las grandes ciudades están cansados de tanto ajetreo,  de coger el metro o el bus, de tanto estrés, pérdida de mucho tiempo para ir al trabajo, … pero la gente joven está deseando de irse a la gran urbe para disponer de toda la tecnología,  de más servicios, de más cultura y de más posibilidades laborales. Y la gente joven es inteligente ¿no?.

Nos animan a ser pacientes, que todo llegará pero nos damos cuenta que a los habitantes de las grandes ciudades les facilitan el relajarse de tanto ajetreo diario, para reponerse de tanto estrés, de tanto metro y bus, … con grandes inversiones, en hoteles, en servicios,  en   buenas vías de comunicación o poniendo en marcha nuevas rutas con el tren de alta velocidad que los acerque en el menor tiempo posible a las playas del Mediterráneo  o  a otras zonas de esparcimiento. De esta manera, nos dicen, se relajan durante el puente o el fin de semana.

Nos parece estupendo que todo el mundo tenga posibilidades de trasladarse de su lugar habitual a otros más pausados pero como dice un alcalde de la zona,”¡¡¡ coño échennos algo a nosotros!!!” . Sin decirlo se refiere a la cantidad de  proyectos de estudio, de viabilidad, de  eventos,  de teorías, …,  “más inversiones y servicios,  verán como sabemos administrarnos y asentar la población”.

Pero estamos de moda y eso es importante.

Alguna vez me he preguntado, y no he encontrado la respuesta, acerca de cuánto cuesta, económica y socialmente, mantener un pueblo abandonado durante diez u once meses al año,  la  iluminación de las calles, mantenimiento y limpieza de  calles, depósitos de agua, el cementerio, alcantarillado, las farolas,  ….Pienso que tiene que resultar más económico de mantener un pequeño núcleo de población habitado que forzar el abandono de sus habitantes a las grandes urbes.

Hace ya unos cuantos años, el médico, la farmacéutica, el veterinario, la maestra, el guarda forestal y todos los titulares de servicios públicos vivían en el pueblo y eran vecinos. ¿ No se puede provocar  desde la administración que todos estos profesionales, por el  hecho de residir en el pueblo donde prestan sus servicios obtengan una puntuación extra en las oposiciones?. Se necesitaran más personas, desarrollarán su profesión, adquirirán experiencia y se crearía empleo.

A menudo escuchamos y leemos en los medios de comunicación que, por motivos de interés laboral o de otros, a las grandes compañías que se asientan en nuestro territorio les proponen ayudas fiscales y de otro tipo para evitar su deslocalización.

Las personas y los pequeños negocios existentes en el medio rural  ¿no pueden recibir el mismo trato fiscal?.

Hoy día resulta complicado rehabilitar una vivienda en los pueblos, empiezas por los escombros y como nos han cerrado los basureros tienes que preparar un montón de dinero para disponer de una bañera y su correspondiente camión para que traslade los escombros. Y sin haber empezado la obra.

O el pequeño ganadero que sufre alguna baja de su ganado y se las ve y se las desea para deshacerse de la oveja o el cordero. Menos mal que sigue habiendo buitres.

El estar de moda, tiene sus ventajas  amigo.

Tenemos la ventaja de no conocer la prisa, de vivir muy cercanos al puesto de trabajo, de practicar una economía colaborativa, que tan de moda está,  de contar con los vecinos ante cualquier adversidad, de conocer y amar a la naturaleza que todos los días nos cobija y nos muestra novedades,  de pasear por nuestros caminos recordando historias del pasado, contando historias actuales o proyectos de futuro, de conocer a la tierra y saber que en unos meses nos devolverá con creces lo que hoy hemos sembrado,  de ver volar los buitres y saber por ello que algún animal hay cerca y no tiene buena salud, de ver volar al milano real y su pelea por alimentarse o como la yegua cuida de su potrillo y cuando necesitamos cultura nos desplazamos.

Aquí, en los pueblos, los niños salen solos a la calle, juegan con la bicicleta, se fabrican sus arcos  y flechas y se pasan toda la tarde jugando. Y sin aburrirse.

Calidad de vida amigo

Llevamos boina en la cabeza, pero eso no nos impide pensar y luchar por nuestros sueños.

Nos puede parecer broma pero en los pueblos tenemos unos servicios privados que ya les gustaría tener en las grandes urbes. Si no sales al panadero te llama para saber cómo estás y  el motivo, el frutero te lleva la fruta a casa si es preciso y el de los congelados llama a la puerta para saber si todo va bien y si necesitas alguna cosa.

Y también disponemos de algún servicio público como el de la enfermera que  se desplaza hasta tu casa para interesarse por el catarro que tenías hace un mes y surge la conversación, claro.

No te quejes, le dice la enfermera en su visita al paciente, que aquí aún estáis más de la veintena en invierno.

Atención personalizada le llaman los expertos en comunicación.

(Cuando estoy finalizando esta nueva entrada en el blog, escucho una especie de griterío en la lejanía, me asomo por el balcón y observo como un gran bando de grullas se dirige hacia el sur. A las grullas les obligan a emigrar, no soportan bien los  rigores del invierno)

 

 

 

 

 

Mancomunidad de TIERRAS ALTAS

11º  Encuentro Popular  Comarcal

Buenos días, que puntuales llegáis, no?

Pues sí, hemos venido en el primer autobús y aquí estamos ya. Vamos a almorzar un poco que el día será largo.

Sobre las diez de la mañana llegaban los primeros participantes en esta jornada festiva de la Mancomunidad de Tierras Altas.

En estas primeras horas de la mañana del pasado sábado 15 de septiembre, todo estaba preparado para recibir a los visitantes que participarían en esta  celebración comarcal. El equipo había trabajado duro durante los días previos, el parking, las sillas y mesas para la comida, el espacio para los cocineros, lugares de recepción de los asistentes, la zona de juegos para los más pequeños y zona de información comarcal con sus correspondientes folletos.

Todo preparado comentaba el equipo de la Mancomunidad.

La Mancomunidad de Tierras Altas se constituyó allá por el año 1.995 y está formada por 16 Ayuntamientos que agrupan a cerca de 60 poblaciones algunas de ellas, como ya sabemos, desgraciadamente abandonadas. El censo de población se sitúa alrededor de los 1.500 habitantes aunque en épocas veraniegas esta población puede llegar a triplicarse con la llegada de los numerosos antiguos habitantes que tuvieron que abandonarla a partir de la década de los 60 del pasado siglo. Vuelven con fuerzas renovadas a sus lugares de origen a pasar una temporada, no serán muchos días pero merece la pena, te dicen cuando entablas conversación con ellos.

Las Tierras Altas de la provincia de Soria, al igual que ocurre con las Highlands del norte de Escocia, están situadas al norte de la provincia de Soria. Es tierra de dinosaurios, de poblados celtíberos y ciudades romanas, con zonas de montañas,  valles, llanuras, manantiales y ríos que transportan sus aguas y acabarán en el Mediterráneo. Con caminos de caballería y senderos que se están recuperando. Algunos castillos y otras construcciones se encuentran en periodo de recuperación. Un territorio con interesantes localidades para visitar. Gente curtida en sus viajes y experiencia con el ganado lanar hasta Extremadura. Muchos tuvieron que emigrar hacia otros lugares en busca de trabajo para sacar a su familia adelante. Aquí no se montaron polígonos industriales  ni tampoco  empresas, las pocas que hay son autóctonas.

Nos encontramos con una baja densidad de población en esta zona al tiempo que se mantiene una cultura autóctona que se enriquece año tras año con la que nos traen los que nos visitan todos los veranos y en otras épocas del año.

La Mancomunidad está formada por  16 municipios, Aldealices, Carrascosa de la Sierra, Castilfrio de la Sierra, Cerbón, Estepa de San Juan, Fuentes de Magaña, Las Aldehuelas, Magaña, Oncala, San Pedro Manrique, Santa Cruz de Yanguas, Valdeprado, Valtajeros, Villar del Rio, Vizmanos y Yanguas. Algunos de estos municipios son unitarios, otros, en cambio, agrupan a varias poblaciones como San Pedro Manrique que tiene 18 ó Villar del Rio que cuenta con 12.

También los gaiteros habían afinado sus instrumentos musicales para iniciar la recepción de vecinos y simpatizantes de esta comarca soriana a la entrada del pueblo donde tenía lugar la celebración, este año tocaba en Yanguas.

Los autobuses continuaban llegando al igual que numerosos coches de particulares que se desplazaban hasta esta localidad. Hacia las once de la mañana ya estaban todos en el pueblo, el amplio parking preparado para la ocasión estaba al completo.

Mientras la mañana avanzaba, los asistentes eran recibidos a la entrada de la localidad con música del grupo de gaiteros y algunas pastas y moscateles muy bien  aceptados por los recién llegados a  esta jornada.

Dentro de las actividades programadas para esta jornada estaba la misa en la iglesia de Santa María a cargo del párroco. Toño, tras casi 40 años,  conoce muy bien la comarca y a los habitantes después de tantos años como responsable de los asuntos eclesiásticos católicos.

Antes de dar comienzo a las actividades para los más jóvenes y no tan jóvenes, el Alcalde de la localidad presentó  lugares emblemáticos del pueblo informando a los visitantes acerca de su historia y recuperación, como el castillo que año tras año lo están reconstruyendo para diversas actividades.

Los más jóvenes  continuaban disfrutando de las actividades preparadas para ellos mientras los no tan jóvenes participaban en sesiones de yoga. Otros participantes en la jornada recordaban tiempos pasados y hablaban del presente y del  futuro de la comarca delante de una cerveza en los bares.

 

Pasadas las catorce treinta horas, tuvo lugar la comida, a cargo de una empresa especializada en este tipo de eventos. Los entrantes fenomenales y el plato fuerte muy bueno, al igual que los postres elaborados por una pastelería cercana a la comarca. Tras los correspondientes cafés e infusiones los asistentes empezaron a levantarse para participar en los juegos establecidos, mus, tanguilla, bolos, guiñote y otros. Cada uno de los participantes mostró sus destrezas en las diferentes actividades. Los más jóvenes continuaron disfrutando de sus juegos.

La tarde continuaba con actuación musical en la plaza, una chocolatada y la entrega de premios a los ganadores de los diferentes juegos populares.

Los responsables de la Mancomunidad de Tierras Altas satisfechos con la amplia participación y el equipo contento porque todo se había desarrollado sobre lo previsto.

Los orígenes no se olvidan, amigo, comentaban muchos de los más de 550 participantes en este 11ª  Encuentro Popular de Tierras Altas.

LOS TELÉFONOS Y EL MEDIO RURAL

Rogamos apague su terminal y vuelva a encenderlo. Muchas gracias.

Le atiende Hago Lo Que Me Mandan se oye, cuando llamas a los teléfonos de atención al Cliente, como se llama Usted y en que puedo ayudarle te indica amablemente la operadora. Me llamo Hasta Las Narices y estoy sin teléfono fijo, el móvil no me funciona y tampoco tengo internet.

Dígame el teléfono que no le funciona,  les indicas el número del fijo y te contesta, para su seguridad esta conversación puede ser grabada Don Hasta Las Narices  y  piensas ojala se grabe. Voy a comprobar la situación, espere un momento por favor. Y sigues con el teléfono  pegado a la oreja y pensando “a ver si esta vez tengo suerte”.

Nuestro sistema no tiene detectada incidencia alguna en la zona de su teléfono.

Y tú le contestas, pero Hago Lo que Me Mandan si llevo 4 0 5 días sin poder hablar por teléfono, ni el fijo, ni el móvil y tampoco tengo internet, como me puedes decir  eso, además es la cuarta o quinta vez que os llamo.

Voy a comprobarlo de nuevo te contesta.

Don Hasta Las Narices, he comprobado de nuevo y, como le decía anteriormente, no tenemos incidencia alguna en su zona, desea alguna cosa más. No gracias le contestas, pues por último, te contesta ella, indicarle que durante este mes disponemos de unas muy interesantes ofertas en telefonía móvil, con modelos de última generación, ……. Ya no sabes que hacer, si comerte el teléfono, enviarlo a la Conchinchina o echarte a llorar.

Sería la cuarta, la quinta o la sexta  vez que llamaba a la compañía de teléfonos para comunicarles que no disponía de teléfono fijo, el móvil tampoco funcionaba y de internet, ni te cuento. Y siempre es la misma respuesta por parte de la operadora que amablemente te atiende.

Casi todos los meses del año nos encontramos con incidencias no reconocidas por esta compañía de telefonía y otros servicios, el mes que no  son tres o cuatro días sin el servicio por culpa de las tormentas son 6 o 7 días por culpa de la nieve y si no es por culpa del viento que se lleva algún poste, también lo puede ser por culpa del suministro de energía eléctrica o por motivos del generador. Lo bueno es cuando te dicen que son mejoras en el servicio y uno les hace el comentario, Coño¡¡¡,  no hagáis tantas mejoras Hago Lo Que Me Mandan.

 

Otra situación que no tiene desperdicio es la que se produce cuando llamas al teléfono de atención al Cliente desde el móvil y estando en Soria, las mismas preguntas y similares respuestas. Y lo mejor llega cuando al preguntarte el número de teléfono les das el del móvil y te contestan, detectamos que el número que Usted nos ha indicado que tiene problemas es con el que nos está llamando. Rogamos apague su terminal y vuelva a encenderlo. Muchas gracias. Y le dices a la máquina que te ha contestado, Joer no tengo problemas porque estoy en Soria. Pero el sistema ya ha colgado.

En lo que llevamos de año el mes que más tiempo hemos estado sin estos servicios básicos ha sido el pasado abril, durante doce días estuvimos sin cobertura de fijos, ni móviles y tampoco internet.

La respuesta de la compañía a las numerosas llamadas de los Clientes era siempre la misma, No nos consta incidencia alguna en la zona que Usted nos indica, no obstante Usted puede realizar la reclamación por email y le contestaremos de forma rápida. Lo haces y recibes la misma respuesta, aunque eso sí, esta vez por escrito y firmada por el Director de la Zona.

El tiempo irregular y la lluvia hicieron que los operarios que estaban arreglando la avería en los primeros días de abril se tomasen algún café o almorzaran en el bar, los postes y la instalación se encuentran a poco más de un kilómetro del pueblo. La conversación con ellos resultó amena, estaban arreglando las instalaciones pues el generador les daba problemas y también algún poste nuevo que habían puesto para un pueblo cercano generaba problemas al ser de nueva instalación. Vais a estar sin cobertura alrededor de quince días mientras subsanamos las averías nos comentaban los operarios.

En una de las numerosas llamadas que hicimos, y conocida la situación, la operadora continuaba manifestando que nos les constaba incidencia alguna en la zona, al decirle que revisase bien la situación pues había tomado café con los operarios que estaban arreglando los problemas manifestó que si, efectivamente había una incidencia masiva en la zona y me facilitó el numero de incidencia masiva. Me hubiera gustado verme la cara cuando me dio la respuesta.

 

Siempre hay una excusa para no reconocer la incidencia y cuando la reconocen es cuando empieza lo bueno. La aventura de papeles, escritos, reclamaciones, justificaciones, ….. Al final para nada. Bueno sí, sobre una cuota mensual de 80 €  me han abonado 2,40 € por los doce días sin teléfono fijo, móvil y tampoco internet. Y si quieres bien y si no … al maestro armero.

Si cualquiera de nosotros vamos a comprar un kilo de azúcar a Soria, Madrid o Sevilla nos darán 1.000 gramos y pagaremos 1 €, en cambio en el  medio rural compramos el mismo Kilogramo de azúcar y nos dan 500 gramos y encima nos cuesta 2 €.

El funcionamiento de los servicios básicos de telefonía e internet en el medio rural resulta vergonzoso, no alcanzamos a entender como no se toman medidas por parte de las empresas de telefonía, los responsables públicos o de otras instituciones, porque 1 € del medio rural tiene el mismo valor que 1 € de Madrid, de Soria o de Sevilla no?.

Todos los meses nos ocurre lo mismo y lo sabes.

EL ESQUILE

El domingo, a primera hora, iniciamos el esquile de las ovejas y carneros, nos comento el ganadero mientras tomábamos una cerveza en el bar.

El rebaño cuenta con  alrededor de  800 cabezas de la raza churra castellana. Una de las razas de ganado ovino más extendida por la comunidad castellano-leonesa. El esquilar las ovejas una vez al año resulta fundamental para estos animales y, como todos los años, las fechas más adecuadas son para finales de mayo o principios de junio. De esta forma aguantan mejor los calores del verano y cuando llegan los fríos de inviernos la lana ya las protege  nuevamente al tiempo que las abriga frente a los rigores invernales.

El tiempo no era el mejor, llovía todos los días a base de fuertes tormentas con abundante agua y algo de pedrisco por lo que el ganadero decidió recoger a todo el rebaño y que estuviese cerrado en las naves desde el día anterior. Con ello evitábamos el que la lana de las  ovejas cogiese mucha agua.

El  despertador sonó muy temprano esa mañana, a las seis de la mañana ya nos recordaba que era un día importante, tanto por el trabajo a realizar como por lo festivo de la jornada. El trabajo resulta notable y  la jornada es una fiesta para la familia y amigos.

Cuando llegué a la nave, el ganadero, que  había madrugado más,  ya acompañaba al equipo de esquiladores que estaban montando todos los instrumentos en la zona preparada para esquilar. La fotografía visual que había resultaba muy similar a la de un día de fiesta, un grupo de jóvenes extremeños de Cabeza de Buey, en la provincia de Badajoz, se movían como pez en el agua entre columnas, cables, plataformas, muelles extensibles y maquinas con sus cuchillas bien afiladas y engrasadas. No se distanciaba mucho del grupo de jóvenes músicos que actúa en la verbena de las fiestas y que previamente necesitan preparar y afinar sus instrumentos.

Los cuatro esquiladores se colocan sobre las plataformas para trabajar más cómodos y se “cuelgan”  a la altura del pecho de una especie de faja flexible  que les facilita el trabajo, la movilidad y el manejo de las ovejas.  Los pies los cubren con unas “botas especiales” de lana que se adhieren mejor a la plataforma de madera.

El  conjunto lo completa un quinto miembro, es el arrimador. Un joven provisto de una especie de gancho metálico irá arrimando las ovejas a cada esquilador y se las entregará en una adecuada postura facilitando con ello el trabajo.

Por sus manos pasarán las 800 ovejas en poco más de 6 horas de intenso trabajo y con la música sonando desde el equipo de música que también llevan en la furgoneta. El circuito de “actuaciones “ lo iniciaron  hace ya más de tres meses en Extremadura, desde allí se trasladaron a Francia y en estos días acaban sus trabajos en nuestra provincia. Las próximas fechas estarán por Aragón antes de volver a sus tierras extremeñas.

 

Desde las naves principales el ganadero va ordenando las ovejas  llevándolas a un pasillo por el que transitan  de una en una evitando con ello las “aglomeraciones en la peluquería”.

Al igual que ocurre con otros animales, no todas las ovejas son iguales en su comportamiento, las hay que se muestran nerviosas ante el trance por el que han de pasar, otras se muestran sumisas y dando a entender “aquí estoy, a ver lo que hacéis conmigo” y otras no dejan de moverse mientras las rasuran. Si están preñadas o gordas se esquilan mejor; las muy  delgadas, a las que les quedan “cuatro telediarios” como decía uno de ellos, resultan más complicadas.

Algo parecido ocurre con la lana de cada una de ellas, unas dan una lana muy tupida y compacta, la lana de otras resulta más suelta y de menor peso, otras lanas son más esponjosas y cortas. Y también está la lana de las “negritas” que exteriormente suele ser marrón obscuro y por dentro tiene una tonalidad morada obscura.

Los vellones de lana que van saliendo de cada oveja se recogen en sacas grandes, cuando casi están llenas otra persona se dedica a apisonar la lana aumentando con ello la capacidad. Alrededor de los 1.500 kilogramos de lana salieron de este rebaño.

Una vez esquilado todo el rebaño, el pastor las sacó al campo, el día no era muy caluroso y se escapaba alguna gota, agua que les vendrá muy bien a las ovejas  para lavar y limpiar su cuerpo de larvas, insectos  u otros molestos habitantes de sus cuerpos.